Delitos con tarjetas de crédito

CUIDADOS CON LAS TARJETAS DE CRÉDITO

Prevención de delitos con tarjetas de crédito

Jamás suministre información por teléfono acerca de su crédito, menos el número de sus tarjetas.

Mantenga una lista de todo lo que compra con este sistema, el monto de cada artículo, la fecha y el establecimiento donde los compró. Esto le servirá de prueba si acaso ocurriera algún fraude.

DUPLICIDAD DE TARJETA:

Estos casos ocurren con complicidad necesaria de terceros que
suministran los datos del cliente. Consiste en grabar los datos originales de la
tarjeta en un plástico en blanco con el propósito de utilizarla fraudulentamente
para luego presentar los vouchers al cobro en las entidades bancarias.

MULTIPLICIDAD DE MARCAJE DE NOTAS DE CONSUMO:

Consiste en troquelar varios vouchers con la tarjeta original al momento
de entregarla para cancelar. Estos vouchers troquelados en blanco son
retenidos con el fin de negociarlos o canjearlos en otros comercios.

TARJETAS ENVIADAS A SUS TITULARES:

El cliente hace la solicitud o renovación de la tarjeta y esta o su renovación es enviada al titular. Pero la misma nunca llega a su destino por
cuanto es interceptada por los delincuentes y utilizada fraudulentamente. El
titular detecta esta operación a través de su estado de cuenta.

TARJETA FORJADA:

Es cuando el grupo conoce los datos del cliente, nombre, número de
tarjeta, afiliación, vencimiento, inclusive la firma, para luego imprimir datos a
través de sistemas sofisticados en plástico virgen , que a la vista de todos
parece original. Luego la utilizan de manera fraudulenta para efectuar
consumos.

TARJETAS DE CREDITO CON BANDA MAGNETICA ALTERADA:

Esta modalidad la realizan con sofisticados equipos de computación e
informática, imprimiendo en la banda magnética (Banda de Seguridad) la
clave a la cual pertenece determinada tarjeta, datos del cliente, vigencia y con
la misma realizan consumos en comercios afiliados al Sistema Electrónico
Centralizado (punto de venta), el cual lee los caracteres de seguridad y
autoriza la operación.

TARJETAS DE CREDITO REMITIDAS EN TELECAJEROS:

Las Instituciones Financieras; ofreciendo cada día más facilidades al
cliente, han creado el sistema de banda electrónica (cajeros automáticos) los
cuales en la práctica han causado muchos inconvenientes a los usuarios, ya
que cada día los delincuentes perfeccionan los distintos métodos para
sustraer dinero por este sistema.

RECOMENDACIONES:
1. Maneje en forma confidencial y muy personal lo referente a su tarjeta.
2. Asegúrese que le devuelvan la tarjeta que suministró.
3. No suministre su clave personal a terceros.
4. Retire personalmente su tarjeta de crédito.
5. No acepte el envío de su tarjeta por notificación telefónica
(recíbala personalmente).
6. Cuando reciba su tarjeta, verifique que el sobre esté sellado.
7. Lleve el control de los débitos o consumos realizados.
8. Notifique al Banco cualquier irregularidad y solicite el bloqueo de la
tarjeta, telefónicamente así como por vía escrita.

Además de las recomendaciones hay otras que debe tomar en cuenta:
A. Cuando firme el voucher en el restaurante o negocio, asegúrese
de desprender las copias en papel carbón y romperlas, pues allí
esta su firma la cual puede ser utilizada con otros fines.
B. Sea precavido, cuando vaya a sacar dinero de un cajero
electrónico no permita que la persona que esta detrás de usted le
marque o vea su clave personal.
C. Si va a utilizar el cajero electrónico por primera vez pida a alguien
de su confianza que le enseñe como operarlo aún cuando la
mayoría de los cajeros dan las instrucciones de una manera
sencilla y fácil.
D. Antes de introducir la tarjeta verifique que no haya en la ranura
algún tipo de goma o plastilina que pueda retenerla. Esta es otra
forma como los delincuentes trabajan. Usted cree que el aparato ha retenido
la tarjeta y se marcha molesto porque no pudo sacar dinero ni la tarjeta, pero
luego el ladrón actúa en perjuicio suyo.
E. Muchas personas se desesperan cuando luego de marcar la clave
personal no aparece ni el dinero ni la tarjeta. Tenga paciencia,
espere que el aparato notifique automáticamente la novedad del
problema que puede ser, por ejemplo, “transacción cancelada”, “no
podemos emitir recibo” o “no hay dinero”. En algunas ocasiones
aparece la pantalla en rojo. No se vaya hasta que retire su tarjeta,
salvo que la máquina este dañada y se la retenga a usted y a los
demás de la cola.
F. No bote los recibos de retiro, guárdelos, porque allí esta el monto
del saldo y el número de su cuenta. Además le sirve para conciliar
sus números.
G. Jamás envíe al mensajero con su tarjeta y el número de su clave
personal a retirar dinero al Banco.
H. No le facilite el trabajo a los atracadores. Cuando
retire dinero del cajero no deje su carro encendido así sea por 5
minutos.
I. Sospeche de alguien que se muestre muy interesado en ayudarle
a retirar su dinero.
J. Si usted trabaja en un establecimiento comercial pídale al tarjeta
habiente su cédula de identidad y verifique que la fecha de
emisión de la tarjeta esté vigente. Cerciórese que la misma no
haya sido suspendida o cancelada. El delincuente, cuando sabe el monto del límite
de crédito de la persona a quien le ha robado la tarjeta de crédito, lo primero que
hace al llegar a una tiendapor departamentos es agarrar los artículos de mayor valor.
Es como para sospechar.
K. Si usted va a pagar con su tarjeta de crédito en un establecimiento
y no le piden cédula, advierta al administrador pues algo esta
fallando. ¡Imagínese que le roben su tarjeta!
Recuerde que los estafadores burlan con mucha habilidad los diversos
mecanismos de seguridad. Parte de la responsabilidad la tienen los propios
usuarios por falta de malicia y exceso de confianza con personas extrañas.

NO SEA VICTIMA DEL ESTAFADOR

Cada vez son mayores las denuncias acerca de estafas, robos de tarjetas
de créditos y otros delitos que son cometidos por personas expertas. Algunos
de los casos se ejecutan por la poca malicia o precaución de las personas
afectadas, pues con mucha frecuencia se dejan envolver en los hábiles
discursos de los delincuentes.

A través de este instrumento, también conocido como dinero plástico, los
estafadores han encontrado diversos métodos para atentar contra los
intereses patrimoniales de sus poseedores.